Iglesia Catedral “Nuestra Señora del Carmen”

 

Programa Semana Santa

“Jesucristo, el amigo eternamente joven”

VIERNES, 07 DE ABRIL

Inicio del Vía Crucis Formoseño.

18.30 hs Procesión desde la Plaza San Martin hasta el Centro Juan Pablo II. Allí se rezará la 1° estación. Llevar antorchas.

DOMINGO  09 DE MARZO  DOMINGO DE RAMOS DE LA PASION DEL SEÑOR

8.00 y 10.00 hs Bendición de Ramos en el Templo y Misa

18.30 hs  Concentración y bendición de Ramos frente al Mástil

Procesión hasta la Catedral al llegar Celebración de la Misa

(En caso de lluvia: se suspende lo anterior e iniciamos la celebración en el atrio del Templo)

20.30 hs  Bendición de Ramos en el Templo y Misa.

LUNES SANTO 10 DE ABRIL                

06.15 y  20.00 hs. Misa

19.15 hs Vía Crucis

MARTES SANTO 11 DE ABRIL

6,15 y 20.00 hs Misa

Adoración al Santísimo desde las 7.00 hasta las 19.00.

19,15 hs Vía Crucis

20 .00 hs, Misa.

MIÉRCOLES SANTO 12 DE ABRIL        

PASCUA JOVEN: del 12 al 16 en Parroquia San Francisco

Invita P. Misionera – P. Vocacional y P. Juvenil Diocesana

19.00 hs. SOLEMNE MISA CRISMAL – MISION LAISHI. Presidida por el Obispo y concelebrada por los sacerdotes de la Diócesis que renovarán sus promesas Sacerdotales. Bendición de los óleos para los enfermos y los catecúmenos. Consagración del Crisma.

JUEVES SANTO 13 DE ABRIL

Institución del  mandamiento nuevo,  la Eucaristía y el Sacerdocio.

Día de la Caridad. Traemos ropa, alimentos, remedios para Cáritas.

20.00 hs. Misa de la Cena del Señor.

Después de la Misa Hora Santa ante el Santísimo Sacramento

21.40 a 22.25 hs.        Jóvenes.

22.30 a 23.15 hs.        Familia.

23.20 a 24.00 hs.        Vocación.

VIERNES SANTO 14 DE ABRIL

Recordamos la entrega de Jesús en la cruz.

Día de silencio y oración.

08.00  hs. Rezo del Oficio de Lectura y Laudes.

10.00 hs.  Vía Crucis de los niños y padres de la Catequesis

15.00  hs. Vía Crucis en el Templo

16.00 hs.   Rezo de la Coronilla a la Divina Misericordia

17,00 hs.  Celebración de la Pasión en el Templo:

  • Proclamación de la Pasión
  • Oración Universal.
  • Adoración de la Cruz.
  • Comunión.

20.00 hs.  Vía Crucis desde la Plaza San Martín hasta el Mástil Municipal.

SÁBADO SANTO 15 DE ABRIL

Recordamos la resurrección triunfal de Jesucristo. Día de la esperanza.

08.00 hs Rezo del Oficio de Lecturas, Laudes y Rosario.

15:00 hs Rezo Novena de la Divina Misericordia

21.00 hs SOLEMNE VIGILIA PASCUAL

Iniciamos la Liturgia de la Luz con la Bendición del Fuego en la esquina del Colegio Santa Isabel. Procesión con el cirio pascual.

  • Liturgia de la Palabra.
  • Bendición del agua.
  • Renovación del Bautismo.
  • Liturgia Eucarística.

DOMINGO DE PASCUA 16 DE ABRIL

¡CRISTO EL SEÑOR HA RESUCITADO!!

08.00 -10.00 – 19.00 – 20.30 hs,  Misas en el Templo.

15:00 hs, Rezo Novena de la Divina Misericordia

¡Ha resucitado Cristo, nuestra esperanza! ¡Aleluya!

FELICES PASCUAS PARA TODOS

SÁBADO  22 DE ABRIL   

A partir de esta semana llevamos la luz de Cristo a todas partes. Durante el tiempo pascual el Cirio  visitará las instituciones del ámbito parroquial y los misioneros lo llevaran.

19.00 hs Via Luci desde la Plaza San Martin hasta Iglesia Catedral

20.00 hs Misa

DOMINGO 23 DE ABRIL

Fiesta de la Divina Misericordia.

Misa: 20.30 hs.

.

LA MISA CRISMAL DE ESTE AÑO EN LA PARROQUIA SAN FRANCISCO DE ASÍS EN MISIÓN LAISHI

Parroquia “San Francisco de Asís” de Misión Laishí

Zona Pastoral Bermejo

Este año nuevamente esta importante celebración que habitualmente se llevaba a cabo en  la Iglesia Catedral de la Diócesis, este año, como los anteriores, se celebrará en el interior provincial, más precisamente, en la Parroquia “San Francisco de Asís” de la localidad de Misión Laishí, Zona Pastoral Bermejo. La ceremonia dará inicio a las: 19.00 hs, y será presidida por nuestro Obispo Diocesano Monseñor José Vicente Conejero y concelebrada por la totalidad de los  presbíteros de la diócesis.

Parroquia “San Francisco de Asís”Es la celebración en la que se consagra el Santo Crisma, de aquí el nombre de misa crismal,  y se bendicen además los  óleos o aceites, para los enfermos y para los catecúmenos que se van a bautizar. El verdadero significado del término latín chrisma, significa unción. El crisma es la materia sacramental con la cual son ungidos los nuevos bautizados, son signados los que reciben la confirmación y son ordenados los obispos y sacerdotes, entre otras funciones.

El rito de esta misa, de la misa crismal, incluye la renovación de las promesas sacerdotales. Tras la homilía, el obispo invita a sus sacerdotes a renovar su consagración y dedicación a Cristo y a la Iglesia. Juntos prometen solemnemente unirse más de cerca a Cristo, ser sus fieles ministros, enseñar y ofrecer el santo sacrificio en su nombre y conducir a otros a él. Por tanto otro tema importante de la misa crismal es el sacerdocio. Al entregar el misterio de la eucaristía a la Iglesia, Cristo instituyó también el sacerdocio.

Cabe señalar que en esta misa crismal no se reza  el Credo. Tras la renovación de las promesas sacerdotales se llevan en procesión los óleos al altar donde el obispo los prepara. En último lugar se lleva el Santo Crisma, portado por un diácono o un presbítero. Tras ellos se acercan al altar los portadores del pan, el vino y el agua para la eucaristía. Después del Sanctus se bendicen el óleo de los enfermos y tras la oración después de la comunión se bendice el óleo de los catecúmenos y se consagra el Santo Crisma.

 

PERIÓDICO DIOCESANO PEREGRINAMOS EDITORIAL MONSEÑOR CONEJERO ABRIL 2017

JESÚS, la Luz de la Vida

CONEJERO CUARESMADemos gracias a Dios Padre que nos permite, mientras aún peregrinamos en este mundo, celebrar solemnemente una vez más, con esperanza y alegría, la Pasión, Muerte y Resurrección  -el Misterio Pascual- de su Hijo Jesucristo, nuestro único Redentor.

Las tinieblas nos envuelven por doquier, tanto a nivel íntimo personal como a nivel comunitario y social; de hecho, esto acontece desde tiempo inmemorial. Ya el profeta Isaías, anunciando la gran luz que traería el “Niño maravilloso y Príncipe de la paz”, constataba que el pueblo caminaba en las tinieblas y en la oscuridad; más tarde, Zacarías, padre de Juan el Bautista, inspirado por el Espíritu Santo, bendice y agradece  a Dios que, por su misericordiosa ternura, nos ha dado un poderoso Salvador que, como Sol naciente, iluminará a los que están en las tinieblas y en las sombras de la muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz” (cf. Lc 1, 67-79).

A causa de nuestra humana fragilidad, libramos una batalla de discernimiento continuo sobre el bien y el mal, y de obrar en consecuencia, venciendo toda clase de obstáculos. Y ello, gracias a Jesucristo, la Luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre ( Jn. 1, 9); gracias a Él, podemos dilucidar el Camino de la Verdad y de la Vida, realidades con las que se autodenomina e identifica a sí mismo (cf. Jn 14, 6) y tener,  por su gracia y su poder, las fuerzas necesarias para hacer siempre el bien.

Atentos y vigilantes debemos estar siempre, pues como dice el refrán:“cuando menos se piensa, salta la liebre”; o en expresión más bíblica, como rezamos en la lectura breve de Completas de los martes: Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quien devorar; resístanlo firmes en la fe (1Pe 5, 8-9). El apego a las cosas del mundo es una inclinación fuertemente arraigada en nuestro ser, aún sabiendo que “Cristo ha resucitado y nosotros con Él y que, por tanto, debemos buscar permanentemente los bienes del cielo, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios” (cf. Col 3, 1-2); texto bíblico que escucharemos con mucha frecuencia durante todo este próximo tiempo pascual. Señalamos dos de muchos males actuales: el egoísmo individualista y el populismo ideologizado, cuyas raíces provienen de lo que san Juan afirma, en su Primera Carta, sobre todo lo que hay en el mundo: los deseos de la carne, la codicia de los ojos y la ostentación de riqueza (1Jn 1, 16).

La fe de reconocer y aceptar que Jesús es verdaderamente la Luz del mundo y que el que lo sigue no anda en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida (cf. Jn 8, 12) es de una importancia total; de ahí, la insistencia de la predicación y frecuente exhortación apostólicas a ser hijos de la luz y a caminar en ella, para poder vivir en comunión con Dios y unos con otros, como hermanos. Durante el tiempo pascual, en este mes de abril y de mayo próximo, estamos invitamos a escuchar con mayor apertura y profundidad, y a esforzarnos por creer y vivir con más fuerza que Jesús es la Luz de la Vida.

Entre las muchas actividades que tenemos entre manos, les propongo leer, meditar y rezar dos breves lecturas de la Palabra de Dios, de modo personal y, si es posible, en grupo a compartir: Efesios 5, 8-20 y 1ª de Juan 1, 5-7. Creer que Jesús es la Luz y vivir en la Luz, -fe y testimonio-, sean las dos actitudes de este Tiempo Pascual que transformen, con la fuerza del Espíritu, nuestra vida personal y comunitaria para que anunciemos con alegría: ¡Cristo ha resucitado y vive para siempre entre nosotros!

 FELICES  PASCUAS DE RESURRECCIÓN

20º Aniversario Episcopal del Monseñor José Vicente Conejero Gallego

El pasado domingo 19 de marzo, IIIº de Cuaresma, se llevó a cabo en el Centro Diocesano Vocacional “San José” una series de actividades para celebrar un aniversario más de la Ordenación Episcopal del Monseñor José Vicente Conejero Gallego.

ANIVERSARIO CONEJEROLas actividades dieron inicio a partir de las 10:30 hs con la presencia de un importante número de feligreses  quienes rezaron el Rosario Misionero recorriendo el predio del centro vocacional.

Finalizado el Santo Rosario, dio inicio la Santa Misa celebrada por Monseñor Conejero y concelebrada por los sacerdotes: Eduardo “Lito” Sánchez, Edgardo Ortiz, Miguel Pesutto, Roberto Pared y Rafael Batalla.

Al final de la celebración miembros de la comunidad saludaron a monseñor Conejero. La señora Carmen Penayo de la comunidad de la Iglesia Catedral, Nuestra Señora del Carmen, saludo al obispo con un mensaje, parte del mismo compartimos con nuestros lectores.

“Este día es muy especial,  por diversas razones: día de San José, encargado por Dios para cuidar su sagrada familia, como Ud., encargado de cuidar su familia formoseña; además estamos en la casa que lleva el nombre de ambos, casa hecha realidad por su emprendimiento y que hoy ya la podemos disfrutar. Hoy, día de alegría y agradecimiento, festejamos su santo nombre: JOSÉ y los 20 años del Ministerio Episcopal de nuestro Padre Obispo José Vicente Conejero Gallego”.

“… querido Obispo, como formoseña orgullosa de nuestros hermanos aborígenes le digo una frase común para nosotros: Pisaste la pisada del indio, lo que significa “ya no la podes dejar”…y de ahí en más, su jovencísimo itinerario de 25, 26 abriles cubrió de polvo sus pies en camino de tierra: Pirané, paraje La Disciplina, Palo Santo… y otros pueblos del interior, hasta que por fin llegó a Formosa, capital provincial”.

“¡Grande su servicio!, comenta la grey formoseña, no sólo material, fundamentalmente en su función sagrada, por la consagración sacerdotal recibida, y actuando por el poder de Cristo mismo a quien representa…, en la Parroquia Nuestra Señora de la Esperanza, Sagrada Familia, San Luis Rey de Francia…y otras, pidiendo en este acto, oportuno, que algún historiador de los nuestros se encargue también de escribir como homenaje y agradecimiento, el fructífero camino que recorrió y sembró”.

“Padre Obispo, como pueblo le damos gracias, porque nos gobierna con firmeza y amor, haciendo en su persona visible al mismo Cristo, Maestro, Pastor y Sacerdote. El Espíritu Santo que ha recibido, lo hace auténtico maestro de la fe, por tanto, su misión es también custodiar esa fe en la Iglesia particular que le ha sido confiada”. 

 “… a nuestro Dios pidámosle que cada día crezca más en Ud. el Espíritu de Soberanía, para guiarnos y defendernos con prudencia, fuerza, con predilección por los pobres, enfermos y más necesitados, como siempre le escuchamos decir; anunciando el Evangelio, siendo modelo de su rebaño, sin miedo a dar la vida, identificándose así, en la Eucaristía, con Cristo”.

“Gracias Dios Padre, Jesús, Espíritu Santo por estos 20 años de nuestro Padre Obispo José Vicente, su entrega, su ejemplo de vida, su corazón puro y la humildad para hacerse cada vez más humilde. Con tu fortaleza,  Jesús, dale fuerzas, que no es un camino fácil, pero contigo y su espíritu siempre abierto a recibirte, José Vicente te seguirá diciendo “SÓLO TÚ, SEÑOR” para mayor gloria de Dios y Paz a la humanidad”.

Estos fueron, entre otros, los conceptos vertidos por la Doctora Carmen Penayo, que al final despertaron, emociones y lágrimas, además de un interminable aplauso de los presentes. Para culminar tan significativa  jornada compartió un fraterno almuerzo.

La Iglesia de Formosa cuenta con un nuevo Sacerdote

El pasado  jueves 16 de marzo, conmemoración de San José Gabriel del Rosario Brochero, la feligresía católica formoseña cuenta con un nuevo Sacerdote, Claudio Raúl Galarza.

 

Imposicion de las manos al nuevo SacerdoteEn la Santa Misa de las 20:00 hs.  llevada a cabo en la Iglesia Catedral “Nuestra Señora del Carmen”, Monseñor José Vicente Conejero realizó el rito de ordenación ante una multitud de feligreses que  siguieron atentamente todos los pasos del rito de ordenación sacerdotal.

Acompañaron la ceremonia el Vicario General de la Diócesis y Párroco de la Iglesia Catedral, Presbítero Feliciano Ibarrola, el Rector del Seminario Mayor “La Encarnación”, Padre Germán Ernesto Vallejos. Estuvieron presentes la totalidad del Clero Diocesano, Seminaristas, familiares y amigos de Claudio.

Padre, glorifica tu nombre”. (Jn. 12,28), fue el lema elegido por Claudio para su ordenación. El recientemente ordenado,  ingreso al Centro Vocacional “San José” en el año 2006.  Tras su paso de discernimiento ingresa al Seminario Mayor de la “Encarnación” de la ciudad de Resistencia donde culmina su etapa de formación. Tras un periodo de tareas pastorales, el 23 de diciembre del 2016 es ordenado Diácono Transitorio.

En su homilía el Padre Obispo dijo: “Demos gracias al Señor que es bueno y compasivo con su pueblo. Él quiso santificar a su pueblo, salvar al hombre, no de una manera aislada sino constituyendo un pueblo que le confesara en verdad y que le sirviera santamente. Este pueblo somos nosotros, somos una porción de este pueblo que peregrina en Formosa”. “Es bueno por lo tanto  reconocer la dignidad de los hijos de Dios, esta es nuestra condición y lo que la Iglesia nos enseña a reconocer. Por consiguiente debemos respetar la libertad y la conciencia de todo ser humano”.

El obispo, tras significar las tareas ministeriales que le caben a cada sacerdote afirmo: “Un Sacerdote, además de sus tareas ministeriales que les son conferidas, debe ser una buen Pastor, un Pastor que reúna a las ovejas y las mantenga unidas”. Recordó que hoy la Iglesia celebra a San Gabriel del Rosario Brochero de quien dijo: “Un ejemplo de Sacerdote, quien además es Patrono del Clero Argentino, fue un Sacerdote que supo conjugar la acción evangelizadora y la promoción de la dignidad de aquellos hermanos de las sierras cordobesas. Se entregó en cuerpo y alma, como un Buen Pastor, a ejemplo de Jesús, amo, sirvió y se desgató hasta dar la vida por sus hermanos. Es por lo tanto un ejemplo y modelo para todos, pero especialmente para los Sacerdotes”.

También hizo referencia a la falta de sacerdotes en la Diócesis. “Hay Parroquias vacantes, cinco (5) Sacerdotes atienden diez (10) Parroquias, esto implica un gran esfuerzo por parte de estos hermanos. Por ello es preciso rogar al dueño de la mies para que envié trabajadores. Les pido que sigan rezando por las vocaciones”.

Finalmente dijo: “Querido Claudio, vamos a rezar e implorar por ti y todo el pueblo de Dios. Te pido que sea obediente a tu Obispo, que hoy soy yo,  mañana será otro. Mantente unido a él que es el sucesor de los Apóstoles y a tus hermanos en el presbiterio para que seas un buen Sacerdote”.

Al finalizar la ceremonia el Padre Obispo, pidió al nuevo sacerdote que dirija algunas palabras. Claudio, al dirigirse a los presentes dijo: “Simplemente gracias. Le pido a Dios vivir siempre la caridad y a ustedes les pido que recen por mí para que pueda vivir esa caridad, que pueda entregarme generosamente y con amor. Porque lo que acabo de recibir no es para mí, es para el pueblo de Dios. Sé que esto me queda grande y por ello es que les pido a todos su oraciones para que pueda ser fiel y constante en este ministerio”.

El nuevo Sacerdote, también recordó a personas que fueron significativas en toda esta etapa: agradeció a su padre Raúl, a Griselda y Miguel, familiares estos que partieron a la casa del Señor.  Al mismo tiempo recordó al Padre Enrique Vallejos (+), al Padre Rodolfo Espínola (+), al Padre Roberto Carlos (+) y a la Hermana Esperanza (+), “para que ellos desde la casa del Padre intercedan ante Dios por mí”. “Gracias a la Iglesia y a todos ustedes”, dijo finalmente.

Al final de la ceremonia Claudio recibió el saludo de la feligresía católica formoseña que colmo el templo de la Iglesia Catedral.