La Iglesia de Formosa cuenta con un nuevo Sacerdote

El pasado  jueves 16 de marzo, conmemoración de San José Gabriel del Rosario Brochero, la feligresía católica formoseña cuenta con un nuevo Sacerdote, Claudio Raúl Galarza.

 

Imposicion de las manos al nuevo SacerdoteEn la Santa Misa de las 20:00 hs.  llevada a cabo en la Iglesia Catedral “Nuestra Señora del Carmen”, Monseñor José Vicente Conejero realizó el rito de ordenación ante una multitud de feligreses que  siguieron atentamente todos los pasos del rito de ordenación sacerdotal.

Acompañaron la ceremonia el Vicario General de la Diócesis y Párroco de la Iglesia Catedral, Presbítero Feliciano Ibarrola, el Rector del Seminario Mayor “La Encarnación”, Padre Germán Ernesto Vallejos. Estuvieron presentes la totalidad del Clero Diocesano, Seminaristas, familiares y amigos de Claudio.

Padre, glorifica tu nombre”. (Jn. 12,28), fue el lema elegido por Claudio para su ordenación. El recientemente ordenado,  ingreso al Centro Vocacional “San José” en el año 2006.  Tras su paso de discernimiento ingresa al Seminario Mayor de la “Encarnación” de la ciudad de Resistencia donde culmina su etapa de formación. Tras un periodo de tareas pastorales, el 23 de diciembre del 2016 es ordenado Diácono Transitorio.

En su homilía el Padre Obispo dijo: “Demos gracias al Señor que es bueno y compasivo con su pueblo. Él quiso santificar a su pueblo, salvar al hombre, no de una manera aislada sino constituyendo un pueblo que le confesara en verdad y que le sirviera santamente. Este pueblo somos nosotros, somos una porción de este pueblo que peregrina en Formosa”. “Es bueno por lo tanto  reconocer la dignidad de los hijos de Dios, esta es nuestra condición y lo que la Iglesia nos enseña a reconocer. Por consiguiente debemos respetar la libertad y la conciencia de todo ser humano”.

El obispo, tras significar las tareas ministeriales que le caben a cada sacerdote afirmo: “Un Sacerdote, además de sus tareas ministeriales que les son conferidas, debe ser una buen Pastor, un Pastor que reúna a las ovejas y las mantenga unidas”. Recordó que hoy la Iglesia celebra a San Gabriel del Rosario Brochero de quien dijo: “Un ejemplo de Sacerdote, quien además es Patrono del Clero Argentino, fue un Sacerdote que supo conjugar la acción evangelizadora y la promoción de la dignidad de aquellos hermanos de las sierras cordobesas. Se entregó en cuerpo y alma, como un Buen Pastor, a ejemplo de Jesús, amo, sirvió y se desgató hasta dar la vida por sus hermanos. Es por lo tanto un ejemplo y modelo para todos, pero especialmente para los Sacerdotes”.

También hizo referencia a la falta de sacerdotes en la Diócesis. “Hay Parroquias vacantes, cinco (5) Sacerdotes atienden diez (10) Parroquias, esto implica un gran esfuerzo por parte de estos hermanos. Por ello es preciso rogar al dueño de la mies para que envié trabajadores. Les pido que sigan rezando por las vocaciones”.

Finalmente dijo: “Querido Claudio, vamos a rezar e implorar por ti y todo el pueblo de Dios. Te pido que sea obediente a tu Obispo, que hoy soy yo,  mañana será otro. Mantente unido a él que es el sucesor de los Apóstoles y a tus hermanos en el presbiterio para que seas un buen Sacerdote”.

Al finalizar la ceremonia el Padre Obispo, pidió al nuevo sacerdote que dirija algunas palabras. Claudio, al dirigirse a los presentes dijo: “Simplemente gracias. Le pido a Dios vivir siempre la caridad y a ustedes les pido que recen por mí para que pueda vivir esa caridad, que pueda entregarme generosamente y con amor. Porque lo que acabo de recibir no es para mí, es para el pueblo de Dios. Sé que esto me queda grande y por ello es que les pido a todos su oraciones para que pueda ser fiel y constante en este ministerio”.

El nuevo Sacerdote, también recordó a personas que fueron significativas en toda esta etapa: agradeció a su padre Raúl, a Griselda y Miguel, familiares estos que partieron a la casa del Señor.  Al mismo tiempo recordó al Padre Enrique Vallejos (+), al Padre Rodolfo Espínola (+), al Padre Roberto Carlos (+) y a la Hermana Esperanza (+), “para que ellos desde la casa del Padre intercedan ante Dios por mí”. “Gracias a la Iglesia y a todos ustedes”, dijo finalmente.

Al final de la ceremonia Claudio recibió el saludo de la feligresía católica formoseña que colmo el templo de la Iglesia Catedral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *